English Spoken

On parle français

Candela Flores

Beneficios del yoga en nuestra marcha y postura

Esta cuarentena muchos de vosotros os habéis iniciado en la práctica del yoga, uniéndoos a los millones de yoguis del mundo que se consideran “adictos” a esta disciplina tan antigua. Engancha sobre todo por sus beneficios, los cuales no tardarás mucho en apreciar, además de que te da un momento de paz y tranquilidad que se aprecia en estos días tan caóticos. 

Como bien sabéis el yoga se compone de distintas secuencias de posturas o asanas que se acompañan de una respiración acompasada o pranayama. Cada movimiento se realiza bien con una inspiración o con una espiración, de esta manera conseguimos un control tanto en nuestra postura como en nuestra respiración y esto nos aporta un efecto antiestrés y de calma.

Hoy os presento los beneficios que ofrece el yoga para nuestra postura y nuestra marcha, eso sí, antes de todo os recomiendo guiaros por un profesor para hacerlo bien y evitar lesionaros:

Con esta práctica lo primero que conseguiremos es una tonificación de los músculos, esto nos ayudará mucho en un mejor control postural. Nuestra sociedad pasa mucho tiempo sentada, lo cual provoca una serie de tensiones y acortamientos musculares que se instauran y van dando lugar a malas posturas, malas pisadas y dolores musculares y articulares. Estimulando la columna con extensiones y torsiones, tonificándola y estirándola estaremos mejorando mucho nuestra posición caminando más erguidos, así prevenimos futuras patologías como las hernias discales o los pinzamientos nerviosos, compensaremos la musculatura de la espalda y aliviaremos dolores crónicos.

La elasticidad es otra de las ventajas del yoga. Al principio de practicar estaremos bastante rígidos y no nos será fácil llegar a todas las posturas, pero tiempo al tiempo, ¡que todo llega!. Esta elasticidad nos será de gran ayuda en cualquier caso, pues como os decía, todos estamos muy “contracturados”. Prácticamente todo el mundo, bien sea por su trabajo, por el calzado que utiliza o por su anatomía, tiene un acortamiento de la cadena muscular posterior, lo cual no nos permitirá realizar los movimientos naturales del cuerpo con soltura, pudiéndonos ocasionar roturas de fibras musculares o contracturas si forzamos. Dando elasticidad a esta musculatura evitaremos, por ejemplo, la progresión del pie plano.

Otras de las asanas más conocidas son las posturas de pie, siendo la más famosa la del árbol (foto). Estas posturas son muy beneficiosas para nuestra forma de caminar, para la marcha, pues fomentan el equilibrio y la propiocepción (de la cuál ya hablamos en este otro post). Con estas posiciones mantenidas sobre un solo pie estaremos estimulando y tonificando los músculos estabilizadores de la cadera, de la rodilla y del pie, evitando así, por ejemplo, posibles torceduras o, de nuevo, evitando el pie plano.

Como os comentaba, el yoga aporta gran estabilidad a nuestro organismo, tanto física como mental. Es por ello que en las personas más mayores es sumamente beneficiosa esta práctica, pues con la edad nos volvemos más inestables. Prueba de lo que os digo es que a cierta edad mucha gente se da cuenta de que los dedos se le están poniendo en garra, le salen los famosos “juanetes” o “le fallan las rodillas”. Así ganaremos confianza en nosotros mismos, viendo nuestro cuerpo más fuerte y ¡resistente a los envites de la edad!. Es un gran antídoto natural contra la osteoporosis, por ejemplo.

El yoga en general, y las posiciones invertidas en particular, estimulan la circulación en gran medida, tanto de las extremidades como de los órganos internos. Con las asanas promoveremos el flujo sanguíneo y la oxigenación de nuestros tejidos, favoreciendo la regeneración celular y el retorno venoso y linfático, es genial para evitar las piernas cansadas e hinchadas. La postura Viparita Karani (foto) es muy fácil de realizar y con poco esfuerzo te reportará grandes beneficios, solo necesitas una pared en la que apoyarte y ¡la gravedad hará el resto!

Como podéis apreciar yo también me he aficionado a esta práctica tan reconfortante y no puedo sino recomendárosla a todos aquellos que leéis este blog y aún no os habéis animado. Todo son beneficios para una mejor postura, una mejor marcha, mejor técnica de carrera y para dormir mejor y con mejor calidad de sueño, porque determinados tipos de yoga cansan y mucho, y eso nos viene de lujo para un buen descanso nocturno.

¡Nos vemos en el próximo post! 

¡Namaste!

 

Recuerda que puedes seguir esta y más información en Instagram y Facebook, ¡te espero!

*¿Leíste nuestro último post? ¡No te lo pierdas! Volver a correr: Lesiones más comunes. Parte 2. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Escribir mensaje
Hola! ¿En qué podemos ayudarte?